Imprime tu RFC 2018

Debo decirles que cuando un amigo me dijo “imprime tu RFC pues lo necesitas para empezar a trabajar” no supe que contestarle. De inmediato me puse a buscar en Internet, cuáles eran los pasos necesarios para poder obtenerlo en papel.

Yo ya me había dado de alta en el pasado. De hecho, cuando cumplí 17 años, acudí personalmente al módulo del SAT de mi localidad y ahí me entregaron mi Cédula de Identificación Fiscal.

Imprime tu RFC 2018

Esta documentación la entrega la Secretaría de Hacienda y Crédito Público utilizando como enlace al Servicio de Administración Tributaria. Es indispensable cumplir con este requerimiento en el instante en el que inicias dentro del mundo formal, pues debes pagar impuestos.

Asimismo, queremos comentarte que los responsables de mantener actualizada la página del SAT, revisan constantemente que la información contenida en sus registros sea la correcta, puesto que hay veces que los contribuyentes se dan de baja.
Los principales motivos por los que esto puede suceder es que dicha persona ya haya dejado de laborar y por lo tanto, desea inhabilitar su RFC.

Otra de las razones por las que el Registro Federal de Contribuyentes puede quedar inhabilitado, es por el fallecimiento del contribuyente. En este caso, los trámites pertinentes los debe llevar a cabo una persona que pueda comprobar un lazo sanguíneo con el finado o en su defecto que funja como su representante legal.

En el caso de que seas una persona que recibe honorarios ya sea por su trabajo o sus servicios prestados, sabrás que debes tener a la mano tu número de RFC con Homoclave, pues éste te servirá para colocarlo en las facturas electrónicas que le des a tus clientes.

Ojo, no está permitido utilizar el RFC para el público general, el caso de que se lleven a cabo este tipo de operaciones, puesto que ese código fue creado solamente para que lo utilicen los ciudadanos que no tienen ningún tipo de obligación fiscal.

El mecanismo para imprimir el RFC se puede hacer de dos maneras completamente distintas. A la primera de ellas la llamaremos como la manera tradicional, ya que consiste en concertar una cita en el módulo de atención SAT que te corresponda, para que un ejecutivo te entregue la documentación que requieres.

Por otro lado, también es posible realizar una impresión de RFC gratis desde tu casa u oficina ingresando a la página oficial de esta dependencia.

La única condición para que puedas ingresar al menú de trámites de RFC es que cuentes con tu clave alfa numérica y una contraseña.

Esta última la puedes obtener poniéndote en contacto con cualquier ejecutivo del SAT. Esta operación sólo lleva unos cuantos minutos y en cuanto la contraseña esté activa, podrás entrar a la sección de “Mi Portal”.

Una vez que te encuentres en la ventana en donde aparecerá la opción de imprimir, también tendrás habilitada la alternativa de almacenar tu CIF en el dispositivo que más te convenga: una computadora de escritorio, una laptop, una tableta, una memoria USB etc. puesto que se encuentra digitalizada en formato de imagen.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *